La Niñera - 1x02 Hay Humo En Tus Ojos (Latino)


Uploaded by loveify90 on 31.10.2012

Transcript:
Ésa es Val. Es su primera vez en la mansión.
Es mi mejor amiga y quiero que se muera de la envidia.
¡Qué considerada! Permítame. Ya puede posar.
De acuerdo.
Me muero de la envidia.
Misión cumplida.
- ¿Me permite su abrigo? - ¿Me dará un recibo?
No, y tampoco tienes que darle propina.
¡Qué falta de clase! Vamos, Val, mueve el trasero.
¡Qué bien! Esto parece el Taj-Mahal.
Pero tiene más baños y no hay que esperar turno.
Todavía vivo en mi vecindario y tú vives como Jackie O.
Jackie vive dos casas más allá.
¿Jackie Onassis es tu vecina?
Así es, y está muy preocupada por John John.
Renunció a la fiscalía.
¿En serio?
Así es. Se fue a California con esa sirena rubia.
¡Cielos! Así son los hijos...
El secreto está en la crianza. De los míos no tengo quejas.
- Llevas dos semanas con ellos. - Y he logrado maravillas.
- ¡Cállate, Brighton! - ¡Cállate tú!
¡Me causarán una crisis de nervios!
¿Lo ves? Antes ni siquiera se comunicaban.
Tú también tendrás espinillas, si es que creces.
¿Eso es una espinilla? Parece un planeta.
¡Deja en paz a tu hermana!
¡No puedo!
¡La fuerza gravitacional me está absorbiendo!
Tendré que despedirme. No me puedo zafar.
- Eres un estúpido, Brighton. - ¡Las dos te odiamos!
¡Qué bien! Logré lo que quería.
Brighton, ¿qué te sucede?
Supongo que soy un chico malo.
Cariño, no tienes idea de lo que es ser malo.
Nuestros compañeros de secundaria sí eran malos.
- Eran lo peor. - Y no queda ninguno disponible.
¿Recuerdas a Lenny?
Claro. Lenny Brown era el más malo... No, ése era Leroy.
- Pero Lenny era malo. - Se las daba de machito.
Tenía tos de fumador desde cuarto grado.
¿En serio?
Podía hacer anillos de humo con su nariz y por cada fosa.
Recuerdo que encendía cerillos con su cremallera.
Todavía sueño con eso.
Entonces, era popular, ¿no?
Era todo un dios. Era el James Dean de Flushing.
¿Qué habrá sido de él?
Supe que era millonario.
Debí casarme con él cuando salió del reformatorio.
Si este tratamiento no funciona, me suicidaré.
Maggie, ten calma. Es una simple espinilla.
Cállate, Brighton.
Detesto la pubertad. Tengo un cutis mixto.
Ésa es la ventaja de tenerme como niñera.
Saben que me gradué en una academia de belleza, ¿verdad?
Con honores y todo.
Pero es Ud. tan accesible.
¿Qué es eso?
Cascaras de naranja.
En Elizabeth Arden cobran $200 y lo llaman aromaterapia.
Créeme, quedarás hermosa.
Ya veo la mejoría.
¿Qué es esto?
Una estupidez que harán en mi estúpida escuela.
¡Una fiesta de carnaval! Val y yo las hacíamos...
...para colaborar con los niños de Jerry.
¿Quién es Jerry?
Jerry Lewis. Era muy gracioso, ahora es gracioso en Francia.
No te emociones. No iremos a esa fiesta.
Dice que es para toda la familia.
Primero debemos ser una familia.
Papá está muy ocupado. No tiene tiempo para nosotros.
Quizás esté saliendo con otros niños.
No seas tan paranoica.
No soy paranoica. ¿Quién dijo que lo era?
¡Niles, más bebidas! ¡Necesitamos muchas!
¿No va bien la audición?
No hay talentos nuevos en esta ciudad.
El que tengo ahora es tan viejo...
...que no está componiendo, sino descomponiéndose.
Esto lo alegrará.
Habrá una fiesta este sábado en la escuela de Brighton.
"Comida, diversión y juegos".
Suena maravilloso. Se divertirán.
Pensé que toda la familia debía ir, y eso incluye al padre.
Lo lamento. Estaré ocupado con audiciones.
Bueno, eso lo entiendo.
¿Por qué presiento que vendrá un reproche?
Ningún reproche, pero la fiesta sería una buena oportunidad...
...para compartir con sus hijos. El tiempo vuela a esa edad.
Gracias por hacerme sentir culpable...
...pero el musical se estrena en ocho semanas.
¿Y?
Todavía no tengo la música. Si no, iría con gusto.
Brighton, más respeto. Tracie, toma bocados más pequeños y...
...Maggie, no seas tan tímida. Adiós.
Bueno, lo elegirán "padre del año".
No exageren. Iría si pudiera, pero no puede.
Tiene que ganarse la vida, ¿no creen?
¿De qué otra forma llevaríamos...
...la vida a la que me he acostumbrado?
El tratamiento no funcionó.
Lo maquillaremos y parecerá un lunar.
Te pareces a Cindy Crawford.
Me parezco a John Boy Walton.
Todo el mundo lo adoraba.
Hola, Maggie. ¡Cielos, estás bellísima!
- ¿Y qué más? - Nada. Estás muy bonita.
¡Cállate, Brighton!
¿Por qué la tratas tan bien? ¿A quién mataste?
- ¿Por qué asumes lo peor de mí? - Porque así ahorro tiempo.
¿Sabes? Hoy hicimos análisis de caligrafía.
Descubrí que soy vulnerable.
¡Pero qué fascinante!
Supongo que querrás analizar mi caligrafía, ¿no?
Por supuesto.
Por aquí debo tener un insignificante pedazo de papel.
Veamos...
¿Por qué no escribes tu nombre exactamente aquí?
De acuerdo. ¡Eres un tonto!
¿En qué fallé?
Estoy tan por encima de ti...
...que tenemos husos horarios diferentes.
Vaya, una nota del director...
¡No puede ser!
Brighton M. Sheffield, ¿te descubrieron fumando?
Se lo sostenía a un amigo.
Por favor, Brighton, fumando... ¡Qué repugnante!
Los idiotas que agarran ese vicio tardan años en dejarlo.
Yo todavía tengo unos guardados.
¿Adónde vas?
- A decírselo a tu padre. - Pero él está ocupado.
No lo suficiente como para no escuchar esto.
Me enviará a una escuela militar. ¿Crees que el país lo soporte?
Brighton, ¿por qué fumaste? ¿De dónde sacaste semejante idea?
De ti.
Lo que me parece interesante.
- ¿De mí? - ¿Te acuerdas de Lenny Brown?
¿Cómo?
Vamos a mantenerlo como nuestro secreto.
Un momento, ¿tratas de extorsionarme?
Digamos que si yo me hundo, tú te hundes conmigo.
¿Quién te crees? ¿Edward G. Robinson?
¿Crees que me dejaré intimidar por alguien más bajo que yo?
Me despedirá. Yo me despediría.
Justo cuando descubrí que el bidet no era una fuente.
Pero, ¿qué estoy haciendo? Ya no fumo.
Debo aprender a afrontar mis problemas sin muletas.
¿Qué hay de comer?
No debí contarle una historia así a un niño de 10 años.
Si le hubiera dicho que se lanzara del Empire State...
¡Un momento!
Ésa debió ser mi madre que vino y habló a través de mi boca.
Pero con un tono más dulce.
¡Cielos! Eso es típico de los niños.
Uno trata y trata, ¿y qué recibe a cambio? Una bofetada.
Ahí está mi madre de nuevo. Niles, llama a un exorcista.
Las niñeras anteriores...
...firmaban las citaciones del niño Brighton.
¿En serio? ¿Se lo permitían?
Por supuesto.
De hecho, la sexta se retiró con artritis en los dedos.
Brighton quería que la firmara para poder salvar su pellejo.
Ahora que lo pienso, hubiera salvado el mío también.
No. Tengo que decirle al Sr. Sheffield lo que hice.
Si no, el mal de ojo me perseguirá...
...y me arrollará un autobús.
¿El mal de ojo? ¿Su madre otra vez?
No. La abuela Yetta.
Srta. Fine, es un placer...
...compartir con usted y con su familia.
La música que se me ocurre es algo estilo David Bacchara...
¡Con muchos golpes!
- No estoy muy seguro. - ¡Tiene razón! ¡Es horrible!
Sí, Srta. Fine, ¿qué pasa?
Deprisa. Nos quedan ocho compositores por entrevistar...
...pero Ud. es el mejor.
¿Diga?
Quizás no sea el mejor momento. No quiero molestarlo.
Ya lo hizo. Prosiga.
Bien, se trata de Brighton.
¿Recuerda la otra vez que Val y yo hablábamos en la cocina?
¿O era en la sala? Bueno, fue en algún lugar de la casa.
Es una casa tan bella...
¡Qué bello cuadro! ¿Quiénes son?
Srta. Fine...
Es que realza el color del sofá.
Dicen que Rembrandt combina con todo.
¿Qué pasa con Brighton? ¿Se lastimó?
- No. - ¿Causó algún daño?
- No. - ¿Está perdido?
No, está en su cuarto.
Entonces, ¿qué hace aquí? ¿No puede encargarse usted?
Max, ¿por qué tener una niñera...
...si no puede encargarse de las cosas?
- ¿No fue eso lo que dije? - Sí, pero también quería decirlo.
Sea lo que sea, soluciónelo. Le doy luz verde, ¿de acuerdo?
De acuerdo.
Niles, fue más fácil de lo que me pensé.
- No se lo dijo, ¿verdad? - No.
¿Y qué me dice del mal de ojo de Yetta?
Es sólo un viejo BooBameinser.
¿"BooBameiser"?
Un BooBameinser. Es como una vieja creencia.
Niles, estamos en los 90. Nadie cree en el mal de ojo.
- ¿Madrugó? - No pude dormir.
Por indigestión.
No vayas a pensar que fue el remordimiento.
¿Creps?
Basta ya. Dije que lo castigaría. ¿Qué más quieres?
Le sugiero el jarabe.
Deja de acosarme.
Traté de decírselo, pero no me escuchó.
Todo le entra por un oído y le sale por el otro.
Buenos días, Srta. Fine, pensé en lo que me dijo.
¿Qué fue lo que dije?
Que pasara más tiempo con mis hijos y ya he comenzado.
- Niños, iremos a la fiesta. - ¿Todos?
Toda la familia.
Nos divertiremos, comeremos golosinas...
Será como volver a la niñez.
Hablaré con el director de Brighton para ver cómo va todo.
Estas cosas son muy engorrosas.
Ya no quiero ir a esa fiesta. Hay mucha ventisca y hará frío.
- Pero será en el gimnasio. - Ahí hace mucho calor.
Acabo de cancelar mis compromisos.
¿Y ahora me dice que no quiere ir?
No soy Dios para controlar el clima.
Pero usted insistió.
No me sentía bien ese día. Creo que estaba ovulando.
Sus huevos, señor.
Bueno, usted se quedará, pero nosotros iremos.
Haz algo.
De acuerdo, haré lo que debí hacer desde el principio.
Vaya, vaya... Aquí tiene.
Señor Sheffield, creo que hay algo que debe saber.
Brighton...
No nos importa lo de tu arresto. Mereces una segunda oportunidad.
Yo se lo diré. Señor Sheffield, cuando vayamos a la fiesta...
...el director tal vez le dirá algo de que Brighton fuma...
...pero ya lo dejó y está avergonzado.
No tiene de qué preocuparse.
Niles, estas creps están deliciosas.
Y son ligeras.
Las de mi madre parecen un colchón.
Niñas, pueden retirarse. Usted no, Srta. Fine.
¿Estabas fumando? ¡No puedo creerlo!
¿Qué rayos te motivó a hacerlo?
- ¿Ya terminó? - Sí, eso parece.
Estoy esperando. ¿Qué tienes que decir al respecto?
Que no lo aspiré.
Ésa es la peor excusa que jamás haya escuchado.
Ve a tu habitación. Usted no, señorita Fine.
Señor Sheffield, creo que hay algo que debe saber.
Y yo me pregunto por qué no me lo dijo antes.
Intenté decírselo, pero usted me dijo que lo resolviera.
- ¡No sabía cuál era el problema! - Porque no me escuchó.
¡Nunca dijo que era algo así!
Esta discusión no tiene sentido. Ayer comió pastel de chocolate.
¿Y eso qué tiene que ver?
Que la falta de azúcar lo pone irracional.
¿Yo soy el irracional? Ud. está cambiando todo.
¿Ahora cambio todo?
Usted es exasperante e irritante.
Creo que me dio un derrame.
¿Significa que no iremos a la fiesta?
Srta. Fine...
Es muy fácil para usted encontrar los defectos.
Se la pasa todo el día con su gente de teatro...
...mientras yo me quedo en casa criando a los niños.
¡Usted es la niñera! ¡Es su trabajo!
¡Y usted es el padre y también es su trabajo, Sr. Sheffield!
¡Váyase a su cuarto!
¡Sí, usted!
¿Puedes creer que me envió a mi cuarto?
A veces es adorable.
¡Muy mal! ¡Está muy mal! Despidan al director de Casting.
Max, te estás comportando como una bestia, y me encanta.
Es que sé exactamente lo que estoy buscando:
...una estrella de Broadway con una gran presencia...
...y que sea famosa en todo el país.
¡La próxima!
- ¡Qué carácter! - ¿Y me lo dices a mí?
¡Haz que se les caiga la mandíbula! La de él...
Me encanta.
¿Qué va a cantar?
¿También puedo cantar? De acuerdo.
"People", en mi bemol. ¡Adelante!
¡Srta. Fine!
Yo también tengo aspiraciones.
- Tomaremos un receso. - ¡Todos a descansar!
Srta. Fine, estamos en medio de una audición.
Lo sé, y por eso estoy aquí.
No debería irse de casa sin resolver las cosas.
Por eso los hombres mueren jóvenes.
No es por eso, es porque quieren.
- ¿Es su esposa? - Su niñera.
Ambos sabemos que se marchó porque perdió la discusión.
No perdí nada.
Cuando le provocas un derrame al oponente, es porque vas ganando.
Va ganando de nuevo.
La pelea no fue justa. Ud. no sabía todos los hechos.
Ya no lo soporto más.
Brighton sacó la idea de fumar...
...de una historia que es posible que haya escuchado de mí.
- ¿De usted? - Más o menos.
¿Qué le contó?
Él dijo que era malo...
...y yo le hablé de un compañero que era peor.
No sabía que lo tomaría como reto.
Así es mi hijo. Siempre busca llegar más lejos.
Soy la peor niñera del mundo.
Un momento, después de Rebecca DeMornay.
Quisiera cortarme la lengua.
Si quiere despedirme, hágalo ahora.
No, no la voy a despedir.
Aunque sí se merece que le corten la lengua.
Si le dice a Brighton que salte del puente de Londres--
- Estoy hablando como mi padre. - Lo sé, ¿no es horrible?
No puedo creer que su hijo no me delatara.
Es cierto. ¿Por qué no lo habrá hecho?
Quizás me tiene preparada una tortura horrenda.
No. Creo que quizás...
¿Será posible?
- ¿Qué? - ¿Que la quiere?
Cosas más extrañas han sucedido.
Usted es la primera niñera con la que se ha comunicado.
Sólo su madre podía controlarlo.
Tenían una relación muy especial.
Él le tenía miedo.
El miedo... Ésa es la solución.
Necesitamos una manera de asustarlo...
...para que no vuelva a fumar.
Lo mandé a su cuarto.
Por favor, ¿con un televisor gigante y un refrigerador?
Castígueme a mí.
Entonces, ¿qué sugiere?
Algo más cruel e inusual.
Tendremos que consultarle a la máxima autoridad en castigos.
¡Hola, mamá!
¡Abuela Yetta!
¿Sí?
- Es Franie. - ¿Quién?
Tu nieta Franie.
Franie, hola. Encantada de conocerte.
Eso es lo bueno de ser senil. Se hacen nuevas amistades.
¿Cómo estás, mi ángel?
Gracias a Dios que todavía tengo buena salud.
Después podrían salir a fumar.
Marty, estás más guapo que nunca.
¿Te hiciste un trasplante de cabello?
No, abuela. Él no es papá.
Entonces, ¿quién diablos es?
Me llamo Maxwell Sheffield. Le trajimos BaBca.
Jake, guarda eso. Ponlo en mi cuarto.
Si ven que tengo BaBca, todos querrán.
Abuela, quiero que conozcas a alguien.
No te veía desde que eras de este tamañito.
No, Yetta, nunca lo conociste.
Cielos, Yetta, parece que estuvieras preparando café.
Bien, ya aprendí la lección.
¡No, cariño! No vas a ningún lado. Apenas comenzamos.
Ve y acércatele a Yetta.
¿Que me le acerque?
Sí. Verás que el aire es agradable y fresco.
Ven acá. Quiero verte de cerca.
- Lo agarraron fumando. - ¿Fumando? ¡Qué asco!
Pero usted fuma.
A mí no me afecta. Soy tan fuerte como un caballo.
Pero tú... ¿Sabes lo que podría pasarte?
Lo sabrás cuando conozcas a Ethel. Es la flema en persona.
¡Por favor, Ethel no!
Juro que no volveré a tocar otro cigarrillo. ¡Dios mío!
Celebraremos con café y lo acompañaremos con BaBca.
- ¿BaBca? - ¿BaBca?
¡Suelte la caja!